AJUAR

Aunque parece que cambie todo sigue igual. Basta con que la caja de los ruidos empiece a amplificar para que las conciencias dormidas se activen y se inicie el tsunami. Lo importante no es el mensaje sino la necesidad de nadar a favor de corriente. Fuenteovejuna tuneado en la era de la transformación digital.

Aunque toda la grey se amoscaba de que el ex guardia civil había sido la Némesis de la hija de la folclórica, basta que se apodere de la franja nocturna del día del señor, no puede haber cosa más aburrido que un domingo a partir de las primera franja de la tarde, para que todo explote.

Llama una ministra en directo, (antes los ministros eran una cosa más seria), la cadena despide al interfecto con  la celeridad del motorista que utilizaba Franco para apiolar las ínfulas políticas de su gabinete y los tertulianos que atizaban con saña a la hija de la más grande, se ponen el traje del tránsfuga de Ciudadanos, y se abre la espita del linchamiento. Por abrasion y al toque de corneta.

Y todos se recrean como cerdos en el fango en las miserias de una separación, que aconteció en los tiempos en los que había reventa en los toros. En los barros y lodos de la relación con sus hijos y en la división del ajuar.

Sin darse cuenta, como tampoco se dan muchas de las parejas que se separan, que el ajuar que se monta para vivir con alguien y que, cuando esa vida común ha fracasado, discutir por el ajuar es la peor forma de revolcarse en el fracaso.

Como a mi también me gusta el corazón y su música de viento, escucho hablar a Roociito, embutida en traje, chaqueta y pantalón fucsia, tonalidad melancolía oscura, y me genera una ternura infinita. La misma que me generaba Pablito Calvo, veinte años después hablar al señor de la Cruz en Marcelino Pan y Vino o el Pequeño Ruiseñor cuando le detuvieron alijando estupefacientes cuando la voz de oro se había quedado ronca.

Al fin y al cabo, toda mujer con un misterio en su alma se convierte en atractiva, hasta que comparte el misterio y el populo o una cadena de televisión se apropia de él.

Lo que no tengo claro es si el estipendio que va a percibir por abrirse en canal va a pagarle el abrigo que necesitará en lo sucesivo para no pasar frío por las noches. 


Etiquetas
Compartir
Acerca de Asier Guezuraga Asier Guezuraga Ugalde, nació en Busturia el 9/4/1972. Pasó su juventud en pleno corazón de la Bizkaia profunda, la villa de Gernika, de cuyos recuerdos se nutre este blog. Taurino irredento, hace compatible su odio al fútbol moderno siendo hooligan del Gernika Club, el mejor equipo del mundo hasta que alguien demuestre lo contrario, Juntaletras de novela negra con dos novelas publicadas, apasionado del baloncesto, cocinillas y sobre todas las cosas, muy frikie.
Posts relacionados
AGRO
PAROXISMO
ENVEJECER