HARKAS

Desarrapadas. Como las que comandaba Abd el Krim en El Alaiun en vísperas del desastre. Eso es en lo que nos hemos convertido los taurinos esta aciaga temporada que va a pasar a la historia como la primera en nuestra vida de aficionados sin ver un pitón.

En un post neopandémico alumbraba un rayo de luz de que esta catarsis catalizase el sentimiento de reconquista de un mundo que llevaba demasiado tiempo en vísperas de debacle. Ese decaimiento que advertía en muchos camaradas que asumían resignados que, en su esfera familiar, la afición iba a desaparecer con ellos y que solo una sacudida como la que nos asolaba podía hacer germinar un rayo de esperanza.

Varios meses después he de reconocer que me equivoqué. Las lanzas siguen en todo lo alto, el espectáculo de criticas a mi compadre Eneko Andueza por el delito vil y digno de oprobio como escribir un libro se explica por sí solo, y, a favor de marea sólo puedo rescatar la labor incesante de la Fundación del toro de lidia que preside Victorino Martín que, a trabajo, no le gana nadie.

Vamos, que nos hemos convertido en una piñata a la que todo el mundo atiza como a los gorditos a los que se hacia bulling en la EGB, sin que tengan que pedir no digo ya disculpas, sino una mera explicación. El Ministro del ramo, que es el que tendría que cuidar a las gallinas se viste de lobo estepario, a los meritorios subalternos les deniegan prestaciones laborales a las que tienen derecho el que toca el cencerro en los pasacalles de las fiestas del barrio, inflacionan los pliegos de las plazas para que no se presente ni el tato y se dejen de dar toros como formula subrepticia de acabar con la fiesta,

Y nos quejamos en las catacumbas de las redes sociales que solo leemos los que ya estamos convencidos que es, más menos, como hacer una encuesta sobre la popularidad de Mr Sánchez en la Casa del Pueblo de La Latina. Por si nos faltase algo salen en nuestra defensa los cuadros de VOX.

A nadie debe de extrañar que,  a los ojos por los que mira esta sociedad, hayamos llegado al fin de este capítulo completamente descatalogados. Aparcados en una balda que compartimos ex aequo con el Fotomatón, las Paginas Amarillas, el Cariñena y el Limpiametales Netoll.

Algunos me tacharán de derrotismo. Se lo reconozco. Pero que si alguien quiere llevarme la contraria le pediría que no me contrargumentara con la pamplina de la unidad venidera de la gente del toro o lo que van a tirar las figuras del carro en cuanto todo esto pasé. Todo seguirá igual, todos pegándose por el mismo chusco de pan duro.

Como harkas desarrapadas..

Pd: Escribiendo esto recuerdo a mi compadre Santi Iriarte. Su inabarcable corazón estaría sintiendo esta letanía.

Etiquetas
Compartir
Acerca de Asier Guezuraga Asier Guezuraga Ugalde, nació en Busturia el 9/4/1972. Pasó su juventud en pleno corazón de la Bizkaia profunda, la villa de Gernika, de cuyos recuerdos se nutre este blog. Taurino irredento, hace compatible su odio al fútbol moderno siendo hooligan del Gernika Club, el mejor equipo del mundo hasta que alguien demuestre lo contrario, Juntaletras de novela negra con dos novelas publicadas, apasionado del baloncesto, cocinillas y sobre todas las cosas, muy frikie.
Posts relacionados
TEOREMA
EL MUECO
TARDE DE DOMINGO DE TOROS EN BILBAO