LAMETAZOS

Hasta que llega la hora de la verdad, cuando todas las máscaras caen, uno nunca sabe quién es. Por eso, hasta el momento en el que no hemos perdido, no hemos valorado.

Ayer celebrando el pre-cinco con Chica9, hicimos escala en un templo del chirenismo bilnaino. El Kirol. Donde nos soltaron la frase a quemarropa. La pandemia ha acabado con las noches. Pasear por la calle Bertendona un jueves a partir de las nueve de la noche da miedo, añadió Gorka con su aire sofista.

Así que tirando del hilo de la cometa, he pensado inventariar todo aquello que se ha llevado en su riada maléfica la pandemia.

1) Las noches y los alondras que las habitaban, Me dan miedo las noches cantaba el rapsoda de la calle Zabala antes de triunfar.

2) Los chiquiteros y su potro nocturno preñado de peregrinaje.

3) Los besos que te dejaban babilla en el papo.

4) Compartir un refresco, cerveza o lata de las que se consumen “a gollete”.

5) Los pintalabios. Para lo que sirven y además te dejan pringado el reverso de la mascarilla.

6) El estornudar tranquilamente. Ahora cuando estornudas te invade una sentimiento de terrorista asesino camino de inmolarse con el pecho repleto de dinamita.

7) Comer del mismo plato un salmorejo.

8) Las huellas dactilares. Se las han llevado todos los potingues aguardentosos con las que nos hemos enjuagado las manos en estos dos años. Curiosamente, siguen instalados dosificadores en los mil recintos a los que acudes que están completamente vacíos. Al más puto espíritu latino

9) Tocar las cosas con las manos. Antes vivíamos en una sociedad que sobaba, acariciaba y palpaba. Ya fuera fruta, panes y peces, carne trémula o lasciva. Ahora ya no toca nadie nada, para que no le aprese la Acorazada Brunete.

10) El affaire. Desapareció la magia que te generaba el besuquear al alba a una ciudadana de Roquetas de Mar a la que habías conocido haciendo la conga en San Fermín.

11) Los abrazos. Es de las cosas mas curiosas que he descubierto en las post pandemia. El pueblo ya no se abraza y esquiva el roce emocional. Ergo nos hemos convertido en una sociedad hibernada.

12( El dinero físico. Ahora cuando pagas en metálico te miran como su hubieras llegado directamente desde plutonio. El pago de plástico ha arrasado como las hordas de Atila. Lo que me hace pensar, en pleno delirio conspiratorio que quizás Hacienda o puede que los bancos, este detrás de todo este bochinche.

Etiquetas
Compartir
Acerca de Asier Guezuraga Asier Guezuraga Ugalde, nació en Busturia el 9/4/1972. Pasó su juventud en pleno corazón de la Bizkaia profunda, la villa de Gernika, de cuyos recuerdos se nutre este blog. Taurino irredento, hace compatible su odio al fútbol moderno siendo hooligan del Gernika Club, el mejor equipo del mundo hasta que alguien demuestre lo contrario, Juntaletras de novela negra con dos novelas publicadas, apasionado del baloncesto, cocinillas y sobre todas las cosas, muy frikie.
Posts relacionados
SAN JUAN
FARENHEIT A CELSIUS
CORBATA