EL MUECO

No es mas que una caja con trampilla superior que se utiliza en lo taurino para curar a las reses (cara pública) y perpetrar contra ellas todo un caudal de maldades (cara oculta de la luna).

Nos entretenemos bicheando en la búsqueda del colorín que pinte la s tonos de aquella caja de seis de Plastidecor que nos compraban en EGB, (la de doce o veinticuatro, con color carne, era exclusiva de potentados). Cuando tengo tiempo barruntó si no estaremos realmente atrapados en el mueco.

Encerrados sin saber sin nos van a curar o despuntar los pitones para quitarnos el veneno de la punta, ese que es a la vez lo que temen reverencialmente los toreros y la pulpa que regala su dosis de ilusión a cada mañana que, a duras penas. desparecintamos los meritorios.

En plena catarata de vacunaciones, les ha costado coger brea pero, una vez lanzados, la romería va consumiendo años a velocidad del sonido, siempre encuentras a quien piensa que la inyección es otro mueco. Los amantes de la ciencia ficción aseguran que saldremos con el chip de Bill Gates encima, y los anti orientales que supone la postrera venganza de lo que hicieron los Yankies en Hiroshima. Sin ir más lejos, Chica9 tiene un compañero de laboro que saca cada día de paseo una teoría conspiranoica, como una virgen en romería. para escabullirse del miedo cerval a vacunarse.

Luego, hay otros que todo lo relacionan con una leyenda urbana, pese a que no saben verbalizar lo que en concreto les pasará, tienen claro que todo este circo, con payasos funambulista y hombre bala, esconde alguna felonía. A la que, por decirlo todo, responden con una ironía sardónica cuando hablan del asunto y la incomparecencía cuando son llamados por la corneta de la sanidad pública a los boxes de los pinchazos.

Cuando todo esto es más viejo que no hacer el bachiller porque la REM tiene mas salidas. Como las cucarachas en la promo del Cucal Aero Sol, los habitantes nacen, crecen y se reproducen para contemplar como cualquier atisbo de despunte intelectual les es arrancadaen el mueco.

Esnifar los rayos de sol para descongelar el cerebro y sentir que no estamos muertos, como cantaba el rapsoda de Zabala cuando aun se drogaba.

Etiquetas
Compartir
Acerca de Asier Guezuraga Asier Guezuraga Ugalde, nació en Busturia el 9/4/1972. Pasó su juventud en pleno corazón de la Bizkaia profunda, la villa de Gernika, de cuyos recuerdos se nutre este blog. Taurino irredento, hace compatible su odio al fútbol moderno siendo hooligan del Gernika Club, el mejor equipo del mundo hasta que alguien demuestre lo contrario, Juntaletras de novela negra con dos novelas publicadas, apasionado del baloncesto, cocinillas y sobre todas las cosas, muy frikie.
Posts relacionados
VICIOS
TEOREMA
HARKAS