ÚLTIMO CAPÍTULO DEL LIBRO LABIOS DE HIEL (HIJO DEL CONFINAMIENTO)

Carlos

Este no podía ser un mensaje más. Tenía que elevar el listón. En justa reciprocidad a tu compresión, tu entrega y, en definitiva, a tu postrera apuesta por mí. 

Llegó tarde pero llegó, y eso es lo importante. 

Ha pasado ya muchísimo tiempo, desde aquel beso bajo el andamio, el que cambio nuestra vida. Esa fecha siempre marcará lo que fue nuestro Big Bang afectivo, como si el magma terráqueo hubiera desplazado dos continentes, creando un inmenso océano en la mitad.

Cuando desperté en la orilla de la playa, no solo ya no era el mismo, sino que me habían cambiado la forma de sentir. Tanto, que ya no reconocía ni al otro continente ni a la persona que hasta entonces había habitado en el.

Pero como decía, a partir de ahí creamos un cosmos particular y con autonomía propia. Se estiraba y contraía de forma independiente a nosotros. Porque fue una creación de los dos, que compartía la  fortaleza y los miedos de ambos. Vital, porque nosotros lo éramos, emocional porque sentía desde el fondo del alma, exagerado en los extremos, porque compartía nuestra visión del mundo.

Y hasta hace poco no se atrevía a reconocer sus adicciones y sus dependencias. Porque nosotros tampoco las reconocemos o, por lo menos, nos cuesta demasiado

Lo tuvimos veinte años encerrado en una mazmorra y, pese a ello, sigue lozano, fuerte y poderoso. Para  mostrarnos que nada puede con él. Si de algo estoy contento, es de haberle hecho justicia, aun en las postrimerías de esta bendita agonía que hemos compartido.

Cuando la pasada semana, te decía que me hubiera gustado tener un hijo contigo, no me di cuenta que ya lo había tenido. Perdona mi torpeza. 

No supe ver que habíamos creado ya un ser vivo que habita en nosotros. Ahora, le veo perfectamente la cara, sus ojos vivarachos que me recuerdan a su madre, sus ganas de comerse el mundo a bocados, su generosidad, su entrega, su carácter sociable, su potencial, el gen resolutivo que emana de ti, su gula de experiencias, momentos, sensaciones y su valentía para enfrentarse a todo aunque el viento le sople de cara..

Estoy orgulloso. ¿Sabes por qué?. Porque es más libre que nosotros, más desenvuelto, muchísimo más potente, y preparado para sorberse la vida hasta no dejar una sola gota. Le hemos preparado para apostar sin complejos  en este juego con la baraja marcada que es la vida. e ir cobrándose retos encadenados. 

Como nosotros, cuando encadenamos un ramillete de black jacks de mano antes de darnos el beso que iba a llevarnos a concebirlo.

Por eso, esta noche quiero reconocer tu mérito. No podías haber volado tan alto. Con lo mejor de ti, te has reproducido por esporas. Creando vida me has llevado de la mano. Me has ilusionado, dotándome de la capacidad de asumir los cinco retos, y verme a la vez como el tío más orgulloso de la tierra por haber perpetuado tu especie. Me has inoculado vida. La que corre por tu sangre.

No va más, partida ganada. Lo que quedan son meros trámites. En lo importante, hemos vencido A partir de ahora, y a pesar de la distancia física, somos imparables.

Hasta siempre Alba. Sé que te has ido para echarme de menos.

Bilbao. Abril 2020.


Etiquetas
Compartir
Acerca de Asier Guezuraga Asier Guezuraga Ugalde, nació en Busturia el 9/4/1972. Pasó su juventud en pleno corazón de la Bizkaia profunda, la villa de Gernika, de cuyos recuerdos se nutre este blog. Taurino irredento, hace compatible su odio al fútbol moderno siendo hooligan del Gernika Club, el mejor equipo del mundo hasta que alguien demuestre lo contrario, Juntaletras de novela negra con dos novelas publicadas, apasionado del baloncesto, cocinillas y sobre todas las cosas, muy frikie.
Posts relacionados
LABIOS DE HIEL
LABIOS DE HIEL. PREPUBLICACION
QUERULANCIAS