AGUR AL AVERNO

No puedo presumir de intuitivo. No se me dan bien las predicciones, ni la adivinación. No soy bueno anticipando ni resultados ni hechos. Por eso me refugio en religiones perdedoras. Porque en su rebufo no hay sitio para la ensoñación, sólo para el destajo estajonivista. Día a día poniendo ladrillitos y paciencia para retomar el laboro si el hijo puta del Lobo Feroz vuelve a tirar de pulmones y tirarte la casita.

Y allí estaba ayer con mi hija a las cinco de la tarde. Viendo el Palma Orense, intentando que mi cabeza se abstrayese con el montaje, de lo que vendría ciento cincuenta minutos después. Nuestro cara y cruz. Billete sin vuelta hacia el averno de Lucifer o renovación por veinticuatro horas de la visa para el sueño. Porque los meritorios también tenemos derecho a aspirar a que un día nos ocurra algo de verdad importante.

Ya he comentado que no soy médium pero al acabar el entremes de la primera semifinal cuando June desplegó su cartulina con una leyenda escrita en bilingüe con la tinta de la ilusión "es hora de volver" supe que aquello no podía fallar y me atrapó una confianza no exenta de empuje. Porque ayer era momento de volcarse. El parcial del 10/0 del último cuarto tuvo mucho de justicia distributiva.

Este año sumido en las catacumbas del baloncesto federativo me aplique la Omertà en lo que respecta a hablar de Basket en este blog. Después del annus horribilis del descenso me impuse la penitencia. No obstante, en ese periplo por esas canchas de Dios, que como nazareno en procesión, me ha llevado junto a mi hija por las canchas de todo el territorio nacional me he entretenido cogiendo la matrícula a las penurias de la LEB ORO por si la moneda caía de cara y podía arrancarme con los sucedidos,

Así, por poner algunos ejemplos, he entrado a pabellones por un torno de piscina, (Canoe), me han vendido más rifas que en un vuelo transoceánico de Ryanair, (chocolates y motos en Palencia, comidas románticas en Granada, jamones en Araberri,..), me he topado con el museo de los horrores de las mascotas deportivas, Pulevin, un premolar anunciando una clínica dental, el toro Jerónimo y Robi una especie de gusi luz jibaro y con lorzas,son capaces de dejar sin dormir a un niño hasta los cuarenta y ocho años, o he visto (Prat) como el equipo no podía calentar hasta que empezase el partido escolar anterior.

No digo que no nos lo hubiéramos merecido. La deriva economía por la que en las arcas del club no podían contarse ni telarañas lastró al ámbito deportivo hasta el punto que durante este año he logrado a pensar muchas veces que teníamos un equipo más compensado en LEB ORO que el de la temporada del descenso en ACB,. Lo que no tengo duda es que, a nivel de implicación, el grupo humano de este año es de los que tardará en repetirse.

Aunque sea manido el argumentario, el capital de este club de encuentra en su afición. Inasequible al desaliento y con hambre de su equipo a pesar de que llevaban demasiados años a dieta de garbanzos congelados y pan reseco. Capacidad de reinventarse desde los meses de mayo y junio del año pasado, donde la institución se hallaba atrapada en mitad de un terremoto. Derroche de generosidad e implicación a pesar del fuego cruzado que se disparaba desde los cuatro puntos cardinales, en forma de embargos administrativos, mesias con aspecto de trileros o Napoleónes sacacuartos esclavos de sus adicciones. No eran pocos los que se disputaban con fuerza clavar la tapa del ataúd.

Del mister no debo de hablar demasiado. Porque es mi amigo, de los buenos, y para mi un tipo cojonudo. Solo puedo recalcar lo objetivo. Que es un trabajador infatigable y tan sumamente terco que, solo por no aguantarle, termina contagiándote de su ilusión y la acabas defendiendo como si fuera tuya. Su mayor virtud que el éxito le ha llegado manteniendo inalterable la confianza por el grupo que eligió en septiembre. Guardo para mi patrimonio afectivo esas conversaciones durante estos trece meses y todas las experiencias compartidas,

Queda el último trecho de la ascensión al Golgota del concurso. Hemos llegado hasta allí tras dos históricas tardes en Miribilla. De esas que te animan a coger impulso y que han enganchado a una jefa generación a un sentimiento. De los que te hacen sufrir, pero compensan, que el equipo tiene que hacer honor a su ADN y el que quiera arrasar mejor se hace del Madrid.

Es día de disfrutar. Y solo por dar la razón al dibujo de June ha sido maravilloso.


Etiquetas
Compartir
Acerca de Asier Guezuraga Asier Guezuraga Ugalde, nació en Busturia el 9/4/1972. Pasó su juventud en pleno corazón de la Bizkaia profunda, la villa de Gernika, de cuyos recuerdos se nutre este blog. Taurino irredento, hace compatible su odio al fútbol moderno siendo hooligan del Gernika Club, el mejor equipo del mundo hasta que alguien demuestre lo contrario, Juntaletras de novela negra con dos novelas publicadas, apasionado del baloncesto, cocinillas y sobre todas las cosas, muy frikie.
Posts relacionados
CORTI
HACE UN AÑO
EL BAÑADOR DE BENI